Las plantas de generación eléctrica llevan años creciendo e implantándose en nuestro país, de hecho las centrales nucleares españolas han visto mermada progresivamente su participación en la cobertura de la demanda debido a su aumento.

Pero… ¿Sabes qué son estas plantas? ¿Conoces los tipos que existen?

Te lo contamos todo en este post.

¡Empezamos!

¿Qué son las plantas de generación eléctrica?

Las plantas convencionales de generación de energía producen electricidad por la conversión de energía primaria en energía eléctrica.

 

Plantas de generación eléctrica

 

 

¿Qué tiene que pasar para que se produzca dicha conversión?

Para ello, se deben quemar combustibles fósiles que van a generar vapor de agua.

A continuación, este vapor se usa para el accionamiento de turbinas acopladas a generadores.

Finalmente, el vapor se condensa pasando a ser agua. Es decir, el proceso funciona en un circuito cerrado.

El objetivo de estas plantas es transformar otro tipo de energías, como por ejemplo: la química, cinética, térmica, lumínica, nuclear, solar, etc. En energía eléctrica.

¿Dónde se produce este tipo de transformación?

La generación industrial se produce en instalaciones denominadas centrales eléctricas.

Plantas de generación eléctrica

En dichas centrales, hay un conjunto de máquinas motrices y aparatos que se utilizan para generar energía eléctrica.

¿Qué tipo de plantas de generación eléctrica existen?

Existen varios tipos de plantas de generación eléctrica. ¿Cuáles son las variantes?

Pues básicamente en función del combustible utilizado como energía primaria.

A nivel general,  este tipo de combustible es térmico, hidráulico y nuclear.

Pero el tipo de combustible ampliamente más usado en España son térmicos, eólica, solares, hidroeléctricas, nucleares y solar fotovoltaica.

Plantas de generación eléctrica

Además, existe otra clasificación para la forma de distribución de la energía eléctrica.

Se divide en dos: aéreas y subterráneas

En a distribución aérea, los conductores se mantienen a una cierta altura del suelo. Como punto positivo es que son más económicas a la hora de instalarlas, pero en contra tienen que necesitan mucho más mantenimiento.

Por su parte, en las subterráneas los conductores van enterrados bajo tierra dentro de canales. El coste de su instalación es muy elevado pero necesitan poco mantenimiento.

Pero las líneas de transporte y las líneas de distribución primaria son aéreas, quedan en segundo lugar las subterráneas.

Para concluir, está claro que la energía eléctrica puede provenir de fuentes renovables y sin impacto para el medio ambiente.

En Nirosa apostamos cada vez más por el uso de este tipo de energía que ayude a paliar los estragos que sufre nuestro planeta por la incidencia de los seres humanos.

 

Pero también hay que tener en cuenta que debe manejarse con prudencia, para evitar una sobre producción de energía que podría acarrear problemas.