Las energías renovables son la clave para la transición de un sistema energético arcaico y contaminante a uno limpio e inagotable.

Además, tiene unos efectos económicos muy positivos para la economía global y el desarrollo.

Según IRENA (Agencia Internacional de Energías Renovables), alcanzar los Acuerdos de París exige duplicar la cuota de renovables en la generación eléctrica.

Lo que en números significa situarla en el 57% a nivel mundial en 2030.

¿Qué requiere todo este proceso?

Elevar las inversiones anuales en energía renovable desde los 330 mil millones de actuales hasta los 750 mil millones, con el consiguiente impulso a la creación de empleo y al crecimiento vinculados a la economía verde.

¿QUÉ SON LAS ENERGÍAS RENOVABLES?

Para entrar en contexto su definición es: fuentes de energía basadas en la utilización de recursos naturales como, por ejemplo: el sol, el viento, el agua o la biomasa vegetal o animal.

Se caracterizan por no utilizar combustibles fósiles, sino recursos naturales capaces de renovarse ilimitadamente.

En la actualidad, estamos constantemente luchando contra el cambio climático y buscando nuevas vías para cuidar nuestro entorno y hacerlo más sostenible.

Por lo que un paso importantísimo es dejar de usar energías no renovables.

Estos tipos de energías dañan el medioambiente a través de los residuos que generan y que proceden de la producción de ellas mismas.

¿CUÁLES SON SUS VENTAJAS?

Son recursos naturales gratuitos e inagotables

Las energías renovables proceden de recursos naturales de acceso gratuito e inagotables.

Siempre tendremos agua, viento o sol con los que producir energía limpia.

En cambio, la energía generada a partir de combustibles fósiles (carbón, petróleo o gas) dispone de unos recursos limitados y son contaminantes para el medioambiente.

Las energías renovables pueden llegar a lugares aislados

Las energías renovables o limpias, al generar la energía a través de fuentes naturales, se pueden encontrar en cualquier sitio del mundo; con lo cual, cualquier rincón del mundo puede generar su propia energía y ser autosuficiente.

Según el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, las energías renovables que más contribuyen a la producción energética en España son:

  • Energía eólica (51%)
  • Energía hidráulica (36%)
  • Energía solar (8%)

Entre todas producen aproximadamente el 40% de la demanda energética total del país.

Con todo, la potencia instalada España cuenta a día de hoy con 109.674 MW de los que el 53% pertenecen a tecnologías renovables.

Dentro del panorama eléctrico español, las energías renovables supusieron el 39,7% de la generación eléctrica. Más concretamente, la eólica fue la más importante (19,2%), seguida de la hidroeléctrica (14,1%).

¿QUÉ TIPOS DE ENERGÍAS RENOVABLES EXISTEN?

Podemos obtener energía de muchas maneras, solo hay que transformarla, en energía eléctrica.

A continuación, enumeramos los diferentes tipos de energías renovables que existen:

Energía solar

Aquella que obtenemos del sol.

A través de placas solares se absorbe la radiación solar y se transforma en electricidad que puede ser almacenada o volcada a la red eléctrica.

Energías renovables

También, existe la energía solar termoeléctrica, que es aquella que utiliza la radiación solar para calentar un fluido (que puede ser agua), hasta que genere vapor, y accione una turbina que genera electricidad.  

Energía eólica

La generación de electricidad se lleva a cabo con la fuerza del viento.

Los parques eólicos son conectados a generadores de electricidad que transforma en energía eléctrica el viento haciendo girar las aspas de los molinos.

Energía hidráulica

Por su parte, la energía hidráulica o hidroeléctrica es otra de las energías alternativas más conocidas.

Utiliza la fuerza del agua en su curso para generar la energía eléctrica y se produce, normalmente, en presas.

Energía del mar

La energía mareomotriz o undimotriz según si aprovecha la fuerza de las mareas o de las olas, es la producción de energía (eléctrica) gracias a la fuerza del mar.

Energías renovables

ENERGÍAS RENOVABLES ALTERNATIVAS

Biomasa

Esta energía alternativa es una de las formas más económicas y ecológicas de generar energía eléctrica en una central térmica.

La biomasa consiste en la combustión de residuos orgánicos de origen animal y vegetal.

Los productos biodegradables que se usan, son serrín, cortezas,entre otros.

Es más,s e puede prensar un combustible que prenda el fuego a modo de yesca, siendo sustituible el carbón por este producto y, a gran escala, pudiendo ser utilizado para producción de energía de forma renovable.

Biogás

El biogás es una energía alternativa producida biodegradando materia orgánica, mediante microorganismos, en dispositivos específicos sin oxígeno, así se genera un gas combustible que se utiliza para producir energía eléctrica.

Energía geotérmica

Es la que nace en el corazón de la tierra, la energía geotérmica es aquella que aprovecha las altas temperaturas de yacimientos bajo la superficie terrestre (normalmente volcánicos) para la generación de energía a través del calor, pues suelen encontrarse a 100 o 150 grados centígrados.

LA ENERGÍA MÁS BARATA EN 2020

Según la Agencia Internacional de Energías Renovables casi dos tercios (62%) de las energías renovables eran más baratas el año pasado que el combustible fósil más económico.

La verdad es que está habiendo un auge sin precedentes.

La tasa de crecimiento de la capacidad mundial de energía renovable aumentó un 45% en 2020, según el informe de la IEA.

Es la mayor tasa de aumento anual desde 1999. En 2020, la energía renovable fue “la única fuente de energía para la que aumentó la demanda, mientras que el consumo de todos los demás combustibles disminuyó”, según la AIE, cuya misión es hacer que el suministro de energía mundial sea más confiable, asequible y sostenible.

CAMBIO CLIMÁTICO Y TRANSICIÓN ENERGÉTICA

España ha aprobado la primera ley de Cambio Climático y Transición Energética (LCCTE).

Lo que supone que nuestro país alcance la neutralidad de emisiones antes de 2050, en coherencia con el criterio científico y las demandas de la ciudadanía.

El objetivo final de la ley es llegar a mitad de siglo y que solo se emita la cantidad de gases de efecto invernadero que sus sumideros puedan absorber.

Asimismo, la ley tiene como objeto facilitar que la economía española sea neutra en emisiones antes de mitad de siglo y la necesidad de emprender políticas públicas de adaptación al cambio climático.

Todo ello para promover la implantación de un modelo de desarrollo sostenible en el que se obtienen numerosos beneficios:

  • Generar empleo decente
  • Articular instrumentos para atender a los colectivos vulnerables
  • Favorecer ciudades y pueblos más habitables y saludables
  • Fomentar el desarrollo rural
  • Proteger la biodiversidad

El LCCTE incorpora a todos los sectores económicos a la acción climática, desde la generación de energía y las finanzas a los sectores primarios, pasando por el transporte, la industria o las administraciones públicas.

Por lo tanto, su contribución conjunta y transversal, a lo largo de las próximas décadas, será decisiva para alcanzar el objetivo de neutralidad climática y les permitirá adaptarse a la nueva revolución industrial asociada a la economía baja en carbono, que ya está en marcha.  

Para cualquier tipo de duda, podéis escribirnos siempre que queráis. ¡Hasta el próximo post de Nirosa!