Hoy vamos abordar el tema del Almacenamiento Energético, ya que en Nirosa estamos muy comprometidos con el medio ambiente y el cuidado de nuestro planeta.

Se considera que el almacenamiento de energía comprende los métodos para conservar en la medida de lo posible una cierta cantidad de energía en cualquier forma, para utilizarla cuando se requiera en la misma forma en que se recolectó o en otra diferente.

Partiendo de esta base o definición vamos a explicar los motivos que hacen esta práctica tan importante, así como también las medidas que están llevando a cabo.
¡Empezamos!

Almacenamiento energético: ¿Por qué es importante?

La energía y el cambio climático van unidas de la mano. Así es, si queremos  atajar la amenaza del cambio climático es necesario alejarse de manera esencial del actual sistema energético dependiente de los combustibles fósiles.

¿Sabías que la energía, su uso y producción suponen el 79% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión Europa? Esta cifra tan alta provienen sobre todo, del suministro de energía y transporte.

Para solventar este problema es necesario que estos sectores utilicen cada vez más energías renovables y se apoyen de las nuevas tecnologías para lograr las metas y objetivos en materia de emisiones de gases de efecto invernadero.

Almacenamiento energético

Estas energías renovables pueden proceder de fuentes energéticas variables, como el sol y el viento, fuentes que son muy propicias para el almacenamiento energético. Es decir, se produce energía y es almacenada para un uso posterior con lo que se consigue no desperdiciar parte de la energía.

Sistemas de almacenamiento energético

En la actualidad hay muchos tipos de sistemas para almacenar la energía, algunos ejemplos de ellos son los siguientes:

  • Baterías de litio
  • Hidrógeno
  • Acumulación por bombeo
  • Supercondensadores
  • Volantes de inercia

Reto: Almacenar esa energía para cuando se necesite

En la Conferencia de París sobre el Clima (COP21), celebrada en el año 2015, 195 países se comprometieron y firmaron el Primer Acuerdo Mundial sobre el Clima.

El objetivo era muy claro: evitar un cambio climático peligroso.

Para ello, se estableció el límite del calentamiento global muy por debajo de 2 ºC. Pero hasta el día de hoy con las prácticas, las tendencias de emisiones y el estilo de vida que llevamos a cabo no se está cumpliendo.

Para cumplir el objetivo de mantenerse por debajo de 2 °C, las emisiones acumuladas deben reducirse al menos en 47 gigatoneladas (Gt) adicionales hasta 2050.

La energía renovable debe crecer a un ritmo seis veces mayor para que el mundo comience a realizar los objetivos marcados en el Acuerdo de París.

Si se almacenan energías renovables, como por ejemplo las que dependen de factores meteorológicos, se podría acumular energía y utilizarla en el futuro cuando se necesite.

Almacenamiento energético

Eso sí, la manera de guardar esa energía debe ser eficiente y respetuosa con el medio ambiente en toda su cadena de valor, desde la extracción de los materiales hasta el posterior reciclaje de los residuos, pasando por los procesos de producción, distribución, mantenimiento, etc.

Os iremos documentando con más profundidad en más post sobre este tema pero… Os hacemos una preguntas para que podáis ir reflexionando:

Como podéis comprobar aún queda mucho por hacer y muchos objetivos por lograr… ¿Creéis que se lograrán los objetivos? ¿Se llegará a un compromiso global para conseguirlos?