El concepto de Salas Blancas se atribuía tradicionalmente a sectores como el hospitalario o la industria farmacéutica y cosmética, pero hoy día encontramos Salas Blancas en otros sectores como por ejemplo la Industria Alimentaria donde, debido a las exigencias de seguridad y control higiénico requeridas en cada una de las fases de los procesos de producción, es necesario disponer de ellas. Pero, ¿qué son exactamente las Salas Blancas? A continuación, os damos respuesta a unas preguntas básicas pero indispensables para entender qué son y para qué se emplean.

¿Qué son las Salas Blancas?

Las Salas Blancas, también llamadas Salas Limpias o de ambiente controlado, son salas especialmente diseñadas para obtener bajos niveles de contaminación y por ello deben tener los parámetros ambientales estrictamente controlados, entre otros:

  • Temperatura
  • Humedad
  • Presión
  • Iluminación
  • Partículas en el aire
  • Flujo del aire
  • Electricidad estática
  • Contaminación personal
  • Campos electromagnéticos

Este tipo se salas aparecieron a finales del siglo XIX, cuando cirujanos y microbiólogos se dieron cuenta de que las infecciones que se producían en los quirófanos se reducían considerablemente cuando había una ventilación. Desde entonces hasta ahora ha habido una gran evolución. Con los avances en la investigación aeroespacial se desarrolló la filtración HEPA de la que posiblemente habréis oído hablar.

La primera sala limpia moderna fue diseñada por Willis Whitfield, un físico norteamericano, en 1960. Su principal innovación consistía en integrar en la sala un flujo de aire constante muy filtrado que expulsaba las impurezas al exterior.

A día de hoy, las exigencias de calidad en ambientes controlados, que están presentes en diferentes sectores de producción industrial, han aumentado y para conseguir el nivel de calidad exigido es muy importante la fase de diseño de las Salas Blancas.

¿Cómo se construye una Sala Blanca?

Lo más importante a la hora de diseñar una Sala Blanca es adecuarla a las funciones específicas para la que ha sido concebida, esto es, adaptarla a las necesidades de la empresa en cuestión. La mejor solución no es necesariamente la más avanzada tecnológicamente o la más cara, sino la que mejor se adapta a las necesidades del cliente, con la mínima inversión posible.

Para conseguir este objetivo establecido, se han de definir en el proyecto todos los procesos y operaciones a realizar, estableciendo el diagrama de flujos (de personal, de materias primas, de materiales) que mejor se adapte, tratando de facilitar las tareas de mantenimiento y control, y tratando de minimizar los problemas de funcionalidad.

Es determinante que todas las fases de construcción de las Salas Blancas: diseño, construcción, equipamiento, validación y mantenimiento, se realicen acorde a los criterios establecidos por las normativas relativas a este tipo de instalaciones y relativas al uso al que se va a destinar la Sala Blanca en cuestión.

Entre este tipo de normativa encontramos la ISO 14644 referente a especificaciones concretas para la fase de construcción.  La normativa GMP (Good Manufacturing Practice) que describe las buenas prácticas de fabricación de medicamentos, cosméticos, productos médicos, entre otros.  Y en la Industria Alimentaria se aplica la Normativa de Seguridad Alimentaria IFS, BRC e ISO 2200:2018.

¿Dónde se utilizan las Salas Blancas?

Como ya hemos visto, los principales usos de Salas Blancas están relacionados con determinados procesos de elaboración de productos específicos e investigación. Estos son los sectores en los principalmente se utilizan las salas de ambiente controlado:

  • Sector bio-farmacéutico: farmacia, cosmética, química, biotecnología, (…)
  • Sector Sanitario: hospitales, quirófanos, instrumental médico, laboratorios (…)
  • Alta tecnología: aeroespacial, nanotecnología, automoción, microelectrónica, (…)
  • I+D+i: laboratorios de investigación, salas de docencia, espacios de confinamiento, (…)
  • Industria alimentaria: Bebidas, productos cárnicos, precocinados, lonchados, (…)

Las Salas Blancas en Nirosa

En Nirosa Ingeniería hemos diseñado y ejecutado más de 40 Proyectos de Salas Blancas en distintas Industrias Alimentarias y todo ello conforme a los requerimientos de la Propiedad y de los Procesos Productivos, teniendo en cuenta todos los factores implicados para dar siempre la mejor solución.

El uso de Salas Blancas se ha convertido en un imprescindible en determinados procesos de fabricación, y puesto que existen diferentes soluciones posibles para cada caso en particular, y las exigencias de control y calidad son elevadas, lo ideal es dejar en manos de profesionales su diseño y construcción.