Cuando una empresa o particular imagina, diseña y encarga un proyecto industrial a una compañía como es Nirosa Ingeniería, debe conocer en profundidad la manera y las fases en las que se suele trabajar este proceso se trata del Permitting Industrial. Esto no implica únicamente el periodo de tiempo en el cuál se empieza el proyecto propiamente dicho, sino todos los movimientos y pasos previos que hay que dar para conseguir los permisos necesarios que llevan a poder realizarlo.

El área administrativa de un proyecto no es secundaria, sino que es exactamente igual de importante que la parte técnica. El asesoramiento legal previo al inicio de la actividad, la obtención de licencias y permisos, así como la optimización de los tiempos para realizar todas estas gestiones son una garantía en Nirosa, donde aseguramos que cada paso se da correctamente para no tener que retroceder en otros procesos más avanzados del proyecto.

Es posible que no tengamos demasiada idea sobre cuáles son los puntos más importantes de la fase administrativa de un proyecto industrial, ni dónde ni cómo debemos acudir para hacerlo bien. Esto no es un problema, porque en este post vamos a contaros más sobre todo este tema:

¿Qué es exactamente el Permitting Industrial? ¿En qué consiste el comisionado y la puesta en marcha de un proyecto industrial?

Si tienes estas dudas…¡Continúa leyendo!

 EL PERMITTING INDUSTRIAL: ¿QUÉ ES?

 Permitting es una palabra en inglés que significa, literalmente, “permitiendo”. Esto hace referencia a la necesaria tramitación y obtención de los permisos pertinentes para iniciar nuestro proyecto industrial.

Cuando el proyecto se empieza oficialmente, debemos tener todos nuestros permisos en orden para que no tengamos que retrasarnos y paralizar el proyecto por ningún tipo de problema de carácter legal. Para ello algunas empresas como Nirosa Ingeniería ofrecen ayuda y asesoramiento en esta fase previa.

Permitting industrial

Algunos de los permisos y tramitaciones que tendremos que afrontar, dependiendo siempre del área específica de nuestro proyecto, son la inscripción en un registro de proyectos.

Puede ser como el nuestro o bien pedir los permisos obligatorios a las autoridades nacionales, autonómicas y municipales.

Esto es un listado muy general de pasos, pues como decimos dependiendo del proyecto del que se trate, las tramitaciones serán diferentes y específicas de cada sector.

 EL COMISIONADO 

Una vez hemos llevado a cabo la obtención de todos los permisos y tramitaciones para que nuestro proyecto sea legal y esté completamente permitido, lo siguiente que debemos hacer es probarlo antes de ponerlo en marcha.

Este es el momento en el que llega la fase del comisionado, también llamado el comissioning. En definitiva, este proceso consiste básicamente en la verificación de la calidad del proyecto y de todos los materiales con los que se realice.

Por ejemplo, en el caso de que el proyecto consista en una instalación eléctrica, el comisionado será toda la fase temporal en la cual se asegure una excelencia en la calidad de cada material y producto, que todos ellos cumplen la normativa vigente y que, por supuesto, son del gusto del cliente. En la misma fase de comissioning es también donde se corrigen posibles anomalías o asuntos que pueden suponer un problema de cara al futuro.

Permitting industrial

LA PUESTA EN MARCHA

Y entonces ¿qué es la puesta en marcha? Sucede muy a menudo que algunas personas confunden la fase del comisionado  y la de la puesta en marcha, pensando que son exactamente lo mismo. Esto no es así, aunque sí tienen una estrecha relación entre ellas, pues la puesta en marcha es el examen final que se debe hacer de forma obligatoria, una vez nuestro proyecto ha pasado la fase del comisionado.

Así pues, cuando un proyecto ya ha realizado trámites y obtenido permisos, ha probado de forma individual cada pieza y producto del proyecto y ha corregido los posibles fallos, llega el momento de probar de forma integral el trabajo encargado para una compañía como Nirosa. La cadena de pasos que va desde el permitting, pasando por el comissioning y acabando por la puesta en marcha llega a su fin, y lo hace dándole al dueño del proyecto unas garantías de que todo va a ir bien y no va a ser posible que surja ningún otro problema a posteriori.

 

Cuando alguien pone todo su esfuerzo, su tiempo y su dinero en un proyecto es conveniente seguir los pasos de forma ordenada y efectiva. Esto da la seguridad del futuro éxito, y es por ello que en Nirosa nos lo tomamos completamente en serio.

Para cualquier duda o consulta sobre nuestros servicios, tipos de proyectos y nuestro método de trabajo, podéis contactarnos siempre que lo deseéis.

¡Hasta la próxima!