Plaspisa, una de las firmas más antiguas en el sector de transformación del plástico en España, con más de 50 años de experiencia a su espalda, ha llevado a cabo en los últimos 5 años una completa reconversión de sus instalaciones situadas en la antesala de la montaña palentina.

Nirosa Ingeniería, ha sido la encargada de acompañar a la firma en esta aventura, desde el momento en que toda esta ambiciosa inversión era solamente una idea en la cabeza de sus responsables, hasta que el nuevo complejo industrial se convirtió en una realidad capaz de cumplir, con creces, las expectativas para las cuales fue concebido.

En el año 2011 la sociedad contaba con unas instalaciones cuya superficie construida rondaba los 6.500 m2, mientras que en la actualidad son 14.416 m2 los que conforman una planta industrial donde se aúnan la última tecnología en los equipos de producción y unas instalaciones amplias y funcionales encaminadas a racionalizar los procesos y a incrementar su eficiencia.

Toda la ampliación ha sido realizada por Nirosa Ingeniería bajo el formato EPCM, realizando un trabajo integral de ingeniería, gestión de adquisiciones, dirección de construcción y tramitaciones administrativas, desde el inicio del proyecto hasta su puesta en marcha definitiva.

El corazón de la fábrica lo constituyen las naves de extrusión, donde se lleva a cabo el proceso de extrusión-soplado que da lugar a la gran variedad de materias plásticas que se producen. Una nueva nave de 26 m de altura se ha construido para albergar las nuevas máquinas de extrusión, las cuales requieren de alturas importantes para el enfriamiento del plástico.

Todas las nuevas construcciones: almacén de materias primas, almacén de tubos de cartón y otros consumibles, extrusión, impresión, confección y soldadura, almacén de productos químicos y almacén de producto terminado, están dotados de todos los servicios energéticos necesarios de forma precisa y eficaz, generando unas instalaciones completamente versátiles y funcionales. La nueva instalación de protección contra incendios de la factoría, hace de ésta unas de las más seguras de su sector, garantizando la seguridad  de las instalaciones y, por supuesto, de las personas.

El programa de actuaciones se completa con la construcción de un edificio de oficinas de más de 900 m2 de superficie, distribuido en dos plantas, moderno y vanguardista, sin renunciar a la calidez y comodidad, imagen de las expectativas y prometedor futuro hacia el que la tercera generación de la sociedad camina con paso firme. Y Nirosa Ingeniería, con su dilatada experiencia y profesionalidad, se enorgullece de contribuir a que así sea.