La galletera La Flor Burgalesa, conocida por su enseña “Florbú”, sigue adelante con sus proyectos ligados principalmente a multiplicar su capacidad productiva y renovar su catálogo con nuevos lanzamientos.

Desde el pasado mes de diciembre ya está operativo su nuevo almacén industrial, situado junto a su fábrica histórica en el P.I. Villalonquejar de la capital burgalesa, que ha sido acondicionado para el almacenamiento de materias primas y auxiliares. Precisamente, esta apertura le ha permitido despejar espacio en su centro principal de producción, en el que está instalando una nueva línea de horno para galleta rotativa que permitirá a la galletera incrementar en un 30 % su producción y producir nuevas referencias y tipos de envasado una vez que entre en funcionamiento. La inversión global de todas estas actuaciones y adquisiciones ha ascendido a 8 millones de euros.

Nirosa, que cuenta con una amplia experiencia en el sector galletero, de bollería/repostería y de alimentación en general, ha colaborado en el diseño del layout, y ha realizado un trabajo integral de ingeniería bajo la modalidad EPCM (Engineering, Procurement and Construction Management): diseño, proyectos de construcción,  proyectos de modificación y ampliación de los servicios energéticos, gestión de adquisiciones, dirección de construcción y tramitaciones administrativas, desde el inicio del proyecto hasta su puesta en marcha definitiva.